La fe depende de un corazón receptivo

ad+1


Un corazón receptivo también desempeña un papel importante en fortalecer nuestra confianza en Jehová. Es verdad que “fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen”. (Hebreos 11:1.) Pero si no tenemos un corazón receptivo, es poco probable que se nos convenza. (Proverbios 18:15; Mateo 5:6.) Por eso el apóstol Pablo dijo que “la fe no es posesión de todos”. (2 Tesalonicenses 3:2.)

Siendo ese el caso, ¿cómo podemos mantener el corazón sensible a toda la evidencia convincente disponible? Cultivando cualidades piadosas, cualidades que enriquecen y estimulan la fe. Pedro nos insta a ‘suministrar a nuestra fe virtud, conocimiento, autodominio, aguante, devoción piadosa, cariño fraternal y amor’. (2 Pedro 1:5-7; Gálatas 5:22, 23.) Por otra parte, si llevamos una vida egocéntrica o sencillamente ofrecemos a Jehová un servicio de muestra, no es razonable esperar que nuestra fe crezca.

Esdras ‘preparó su corazón’ para leer la Palabra de Jehová y para ponerla por obra. (Esdras 7:10.) Miqueas también tenía un corazón receptivo. “En cuanto a mí, por Jehová me mantendré vigilante. Ciertamente mostraré una actitud de espera por el Dios de mi salvación. Mi Dios me oirá.” (Miqueas 7:7.)



2 comentarios: Leave Your Comments

  1. Maravillozas palabras, es triste saber que hay muchas personas a las cuales quieres llegarles con el mensaje de Dios pero no quieren aceptarle, oremos por ellos para que su corazon se abra a la palabra.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  2. Maravillozas palabras, es triste saber que hay muchas personas a las cuales quieres llegarles con el mensaje de Dios pero no quieren aceptarle, oremos por ellos para que su corazon se abra a la palabra.
    Bendiciones

    ResponderEliminar